Me falta tu mirada...

Alfonso:

Hoy quiero platicarte una historia de lo qué pasó hace 29 años...la verdad es que no se exactamente el día ni la hora pero se que tus papás acudieron a una cita que fue la más cruel de tu breve existencia...y es que ese aborto, ¡¡Dios nos costó tanto a los dos!! Esta es la realidad más terrible de mi vida.

Esa cita que duró una hora y media la pago cada día de mi vida...y en esta etapa más porque es cuando yo te conocería...no puedo y no debo decir mucho, así que diré lo que un corazón triste puede decir: te extraño y te necesito como si de verdad una decisión errónea no me hubiera quitado la bendición de estar contigo.

Se que fue un día de lluvia, porque vi el rostro mojado de tu padre y las lágrimas en los ojos de tu madre, no se bien la razones del porqué tus padres decidieron quitarme el destino y a ti la vida...

¡¡Dios en su piedad después de tantos ruegos y al ver mi soledad me dejo ver como fue esa  pesadilla que tu mamá aún no olvida, porque ese día fue terrible!!

Créeme cuando te digo que ahora los veo tristes por esos nietos que nunca llegaron, pues ellos ya no se casaron y se que después de esa cita se separaron. 

¡¡Cuando Dios me mostró todo lo que sucedió, me sentí tan enojada!!  ¡¡Y no es que ahora estoy sola, sino porque ese doctor te mato sin piedad !!

Si lo se me enoje hasta con Dios al principio, luego me deprimí y lloré tanto que mi madre grandemente preocupada, me revelo todo lo que hizo por acabar con el aborto...

Entonces entendí mi misión, deje mi depresión y empecé una lucha que día a día libro...sin ti...el hombre de mi vida y el amor de mis días más bellos!

Tú sabes que está lucha es contra el peor mal, el aborto que aniquila la vida. Y aunque esta lucha ya tiene siete años, y yo ya casi tengo 30 años en mis noches de angustia como me falta tu mirada!

Hoy mi corazón está en pausa, siento que se ha roto tantas veces que solo por ello me he decidido a escribir, con lágrimas en mis ojos, un dolor que no me deja respirar y con mi ilusión cegada necesito algo  a lo cual aferrarme, algo que me hable de ti, que me recuerde que si existes.

Sin duda tu mirada me falta y a veces siento que no habrá mañana, pero se que desde el cielo miras mi martirio de amor que me parece que durará más que mi vida; pero que sigue sin ser  nada comparado con el martirio de dolor que sufriste tú en el vientre de tu madre ¡perdón! ¡Perdón! ¡Perdónalos!

Alfonso...no sé si sea tu nombre pero es el que te he puesto...debes saber que todos los días pido por tus padres, para que sus almas se salven... 


Alfonso pide tu por mí para que no desista en el dolor de no tenerte y para que no los odie, ya no puedo decir más porque estas lágrimas no me dejan respirar y el dolor me está partiendo en dos.

Alfonso ahora respiro, ahora no, ahora suspiro y miro al cielo...ese cielo donde espero ver tu mirada esa mirada que me falta...

Pero tengo la esperanza de que cuando muera, esa mirada me dará el amor que tanto perdí en la tierra...

¡Alfonso te extraño quisiera que estuvieras aquí! 

Y aunque se que si Dios lo permitió es porque ya eres un ángel del cielo, duele tanto!!

Ayúdame, reza por mi!

Te ama Thalía.

18 de febrero de 2037.

(Extracto del diario de Thalía, a  30 años de la despenalización del aborto.)

Redactado por Patricia Guerrero como parte de las reflexiones del Padre Carlos Cancelado sobre la apostasía, el sacrilegio y el aborto.




Comentarios

Entradas más populares de este blog

Visión del Aviso, comenzará Gran Terremoto en Mexico...

Nuestros instrumentos

Mensaje a Enoch, del buen pastor falsos.